A pesar de las similitudes que tienen, no son lo mismo. Existen varias diferencias entre el sofá rinconera y el sofá chaiselongue que debes tomar en cuenta a la hora de decidirte por uno ¿Sabes cuáles son?.

Cuando se trata de sofás amplios y modernos, el sofá rinconera y el sofá chaiselongue son grandes opciones por su característica forma en L que permite aprovechar cada espacio de tu salón. Sin embargo, cada uno tiene sus ventajas en función a lo que estés buscando:

Ventajas de un sofá rinconera

Un sofá rinconera o sofá esquinera está pensado, como su nombre lo indica, para ir situado a los rincones y aprovechar el espacio al máximo, evitando dejar puntos muertos en el salón. Su principal característica, además de su diseño, es que estos son bastante espaciosos, permitiendo que hasta seis personas puedan sentarse al mismo tiempo.

Este sofá es recomendable basándose en el espacio de tu salón y lo que estés buscando, ya que su tamaño podría ocupar demasiado espacio si se trata de un lugar reducido.

Ventajas de un sofá chaiselongue

Un sofá chaiselongue al igual que el sofá rinconera, se caracteriza por su manera de L, sin embargo, es muy diferente. Debido a que, no cuenta con respaldo en su brazo, siendo más funcional para recostarse o poner los pies. Es idóneo para aprovechar esquinas a diferencia del rinconera, por el corto de su brazo.

¿En qué se diferencia un sofá rinconera y un sofá chaiselongue?

Si vamos uniendo piezas poco a poco notamos las diferencias entre ambos:

  • Ubicación en el salón: Mientras que un sofá rinconera requiere un amplio espacio y una esquina para ser puesto. Un sofá chaiselongue se adapta a cualquier espacio por su tamaño más reducido y su versatilidad.
  • Asientos: Si lo que buscas es un gran sofá en donde sentar a todos tus invitados sin limitación alguna, los sofás rinconeras son la opción más espaciosa, llegando a tener hasta seis asientos. Pero en el sofá chaiselongue pueden sentarse de 3 a 4 personas.
  • Respaldos: El sofá chaiselongue no cuenta con respaldo en su brazo, ya que cumple otra funcionalidad que el sofá rinconera. Si lo que buscas es un sofá donde poder acostarte o apoyar las piernas a gusto puede que el chaiselongue sea la mejor opción para ti. Mientras que si buscas poder sentar a más personas, el sofá rinconera es una mejor opción.

¿Con cuál de los dos te quedas? ¿El sofá rinconera o el sofá chaiselongue? Lo cierto es que ambos son grandes opciones basándose en lo que estés buscando. En nuestra tienda podrás encontrar un amplio catálogo de sofás personalizables a tu medida.

Call Now Button